Testimonios de una joven heterosexual

«Soy una mujer de veintiuno. Soy heterosexual mas he experimentado las maravillas de mi mismo sexo. Veo una incomparable sensualidad en las mujeres, una que jamás los hombres podrían tener. Todavía de este modo, me siento absolutamente atraída al sexo opuesto.

Hace seis meses me mude con mi novio con el que llevo ya trece meses. Tuvimos una relación a gran distancia por múltiples meses, visitándonos de este modo de mes en mes. Él en Canadá y yo en USA. Decidimos mudarnos juntos pues la relación lo solicitaba y por el hecho de que era lo más lógico tras tanto amor. La que se mudó fui puesto que yo aún soy estudiante y ya tenía un trabajo respetable.

La convivencia ha golpeado nuestra relación considerablemente puesto que hemos tenido quedar un giro muy drástico: de vernos apenas, a vernos cotidianamente. Todavía de esta forma el amor y el deseo prosiguen actuales, eso sin tener en consideración muchas discusiones que pienso, nos han hecho considerablemente más fuertes en la relación.

El sexo siempre y en toda circunstancia ha sido exquisito con él. Yo ya había tenido múltiples parejas sexuales, mas era virgen ya antes de mí. Su falta de experiencia jamás ha sido inconveniente merced a su avidez por la lectura, en la que halló información suficiente para favorecerme los mejores clímax de mi vida.

Recientemente he estado ensayando ciertos dolores bajo vientre y todavía no he podido ver un médico. Creo que deba ver con la ferocidad de nuestras relaciones íntimas pero no sé que hacer a este respecto. He estado tomando anti inflamatorios de manera regular y no creo que eso resuelva el inconveniente en un largo plazo…si es problema de mi pareja, seguro que me inscribo en Hombres a la Carta, ahí he leído que puedes encontrar lo que quieras en cuanto a ligues se refiere».